Blogia
marcosespanolsicart

Córdoba

Córdoba se vuelve mora al caer la tarde,  

cuando las hordas de turistas se desvanecen

y las calles callan ante el sol muriendo.

 

Los muros de cal se enturbian

o fosforecen en un naranja embrujado

que observa tus pasos indecisos.

 

El Guadalquivir refresca el aire de otoño.

 

Brota de las teterías

el aroma a clavo, que se aferra,

y se aferra el incienso, que se derrama

de ventanas, en un baile silente.

 

Es entonces cuando comprendes

el orgasmo de columnas de la Mezquita,

el hondo latir de esta ciudad vieja

que ha visto todo lo que puede verse,

y hoy, que te ve a ti,

no te dejará escapar sin turbarte el alma.

 

Vieja, pero con un extasiado temperamento barroco,

negará el pulcro clasicismo que tu razón persigue,

emborrachándola de arabescos,

de mosaicos vibrantes que enmarcan el mihrab;

te cegará con iridiscencias,

esencias de Damasco, Constantinopla y Bagdad.

 

Riéndose, al caer la tarde,

te recordará que tú, a tu pesar, también eres barroco,

enredado en el rastro, limón y canela,

que una muchacha deja a su paso.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres